Friday, July 18, 2014

Consejos para cuando se viaja con bebés en viajes largos


Viajar con niños siempre es todo un reto y lo es más cuando se hace con un bebé que por su complexión física y su fragilidad merece un cuidado aun mayor por parte de su madre o familiares. Si es un viaje largo, se requiere de mucha paciencia y buenos cuidados para que el bebé no se agote o sufra algún problema de saludo. 

Por eso te damos unos consejos muy útiles cuando se viaja con bebés:
La primera cosa a hacer es reservar un buen asiento. Intenta tomar la primera fila, donde habrá más espacio y posiblemente la aerolínea puede ofrecer la cuna. Por cierto, la cuna es una especie de primera clase para bebés: se ponen cómodos y deja que los padres vayan más cómodos en sus asientos. Si no hay disponibilidad en la primera fila, intenta permanecer en la sala, para facilitar el acceso. En este último caso, la ventana ayuda para entretener al bebé y dejar que haga algunos movimientos, sin perturbar a los demás. Evita permanecer en el sillón del medio, puesto que no podrá realizar movimientos.

A pesar del bebé no tendrá derecho a una bolsa, la infraestructura para viajar con bebés es enorme, especialmente si son de menos de 6 meses:

Se puede cambiar pañales y biberones; esterilizador; hay ropa, mantas, etc.
Si el viaje es un lugar más inhóspito, vale la pena tomar las latas de leche que se puede tomar durante el viaje todo bien medido.

Revisa los documentos necesarios y esenciales para los bebés. Algunos lugares no aceptan el pasaporte con menos de 6 meses de la fecha de vencimiento y, como los bebés cambian cada año, el pasaporte caduca muy rápidamente. Estad atentos a las fechas y evitar trastornos sobre la inmigración.

Vea si sus vacunas están al día y permanecer atento a las vacunas requeridas/recomendada en el destino.

Si el menor viaja no acompañados por un padre, debe tener una declaración notariada indicando este hecho.

En vuelo
Justo antes de embarcar, cambiarle el pañal, y si estás a una hora razonable, dale la leche/comida para bebés.

Durante el despegue y aterrizaje, dar un chupete o botella al bebé. El movimiento de succión minimiza los efectos de la presión en el oído.

Durante el vuelo, siempre dejar al bebé con el cinturón de seguridad (incluso en la cuna). Cualquier turbulencia puede ser peligrosa.

Si su niño ya bebe agua, ofrecen durante el vuelo una cantidad más grande de lo habitual. En las alturas, el cuerpo requiere más líquido de lo normal.
Los aviones tienen un fuerte aire acondicionado y pueden ser perjudiciales para el bebé. Lo ideal es dejarlo con un pijama cómodo y protegido. Siempre tenga una manta a mano en los casos más extremos.

En general, la mayoría de los aviones ofrece cambiador de pañales en el baño. No te asustes, el intercambiador no es tan pequeño como parece. Responde bien.
Para vuelos muy largos que cruzan varias zonas horarias, es importante comenzar a hacer al bebé el horario habitual del destino. Si el viaje es diurno, evite dejarlo dormir mucho durante el vuelo, de lo contrario no dormirá cuando llegue a su destino.

Los bebés de 1 a 4 meses duermen la mayoría del tiempo en vuelo. Los bebés de 5 a 7 meses un poco menos. De 8 a 10 más inclusive, podrá estar despierto mientras que los demás pasajeros están dormidos. Los bebés de 11 y 12 meses, querrán gatear en el avión y arrastrándose por el pasillo.

Viajes con bebés hasta 12 meses son más complicados, porque ninguna empresa es propietaria de cuna para bebés grandes chicos y los padres necesitan cruzar el umbral. Si ya es incómodo con un bebé de 12 kg en tu regazo 15 horas en clase turista es aún peor.
Para los bebés, hiperactivo es tal vez el caso de considerar el sedante/tranquilizante infantil, que pueden dormir hasta 8 horas seguido. De todos modos, ver a su pediatra para aprender más detalles si usted está interesado en esta opción.


Para evitar que tu bebé también este muy excitando, evita los alimentos con contenido alto de azúcar/sacarosa.

No comments:

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.