Wednesday, July 20, 2016

Fotomurales ZEN

Oriente suele tener un encanto fuera de lo común. Uno ve en las geishas princesas de un mundo desconocido y concibe a los samuráis como guerreros de valores rectos, de esos que derrochan virtud por cada estocada dada con honor. Los emperadores chinos pasan a ser vistos como grandes gobernantes de inusual sentido de la justicia, las pagodas son castillos de secretos extraordinarios y cada símbolo religioso cierra el auténtico secreto del universo. Las maravillas de Japón y China son exotismos tales que probablemente sean, en su totalidad, las culturas más idealizadas de la humanidad; si no las que más.



No en vano, este romanticismo esotérico oriental inspiró incluso a los poetas de la belleza, aquellos que crearon su arte en el Modernismo de finales del XIX. En la actualidad, el auge de la autoayuda y la revalorización de la naturaleza ha puesto de moda el concepto del zen, mostrado en los fotomurales que podremos encontrar hoy en día.

Zen es una palabra japonesa que hace referencia a una escuela budista, con el fin, según la propia definición de la Real Academia Española, llegar a la iluminación espiritual. Nuestro objetivo con estos stickers es, por tanto, el mismo, ya que todas los fotomurales zen están destinados no sólo a conceder relajación, sino crear un ambiente idóneo para la meditación, la reflexión y la búsqueda del yo interior con lo siempre intentamos conectar en momentos de necesidad. La concentrada y sabia foto de Buda, unas velas aromáticas, una flor de loto, un atardecer sobre el que se recorta un templo, escenas simbólicas del macrocosmos y del microcosmos y la representación de los cuatro elementos tienen su cabida dentro de este abanico de fotomurales. Déjese seducir por las maravillas del este que tanto fascinan

Occidente, a pesar de ello, rara vez consigue dejarnos en este estado letárgico de conciencia en el que muchas veces anhelamos sumirnos. Si a todo ello, le sumamos el creciente interés por todo lo oriental, auspiciado generalmente por su auge económico, nos encontramos con un mercado cultural, basado en cosas hasta ahora desconocidas en occidente, que empieza a tener una demanda más que considerable, y una oferta todavía en ciernes que no está a la altura de las demandas de una población en constante mutación cultural.

En este marco, los fotomurales Zen nos ofrecen la posibilidad de envolver de misticismo y espiritualidad los entornos variados en los que nos movemos, o, en cualquier caso, darle un toque multicultural a nuestras casas, gracias al cual pareceremos personas más tolerantes, también sirven para darle un toque alternativo a nuestro hogar.


En definitiva, los fortomurales Zen son una opción muy a tener en cuenta para el público, generalmente urbano, que se mueve en ambientes alternativos si quiere dar una apariencia de interés por otras culturas. Súmate ya a la moda de los fotomurales Zen, y envuélvete de misticismo para empezar a causar una buena impresión a tus invitados.

Gracias a Ainsis

Factores de producción

Se entiende por factores de producción, todos aquellos que interviene en la producción de un determinado bien o servicio, que será adquirido por los consumidores que complementan el mercado. En la actualidad, se han determinado que los factores de producción son, el factor humano, el capital y la tierra.

Aunque se ha venido discutiendo la importancia del factor empresarial dentro de los factores de producción, el problema está en que para muchos el empresario no actúa de forma directa en el proceso de fabricación de bienes y servicios, a diferencia de los otros factores ya mencionados.

El factor humano y la tierra

Cuando se habla del factor humano, se habla de los trabajadores que hacen vida en la empresa, desde los menos cualificados, encargados de llevar a cabo trabajos manuales, hasta los trabajadores cualificados, donde sus mayores atributos no están en la fuerza bruta sino en los conocimientos que poseen.

Para que una empresa pueda funcionar de la mejor forma posible necesita de los dos elementos mencionados, ya que cada uno cuenta con una posición importante en el proceso de producción y si esta escala de posición se desbalancea, es posible que la empresa no pueda operar a su máxima capacidad.

El factor tierra se refiere a la materia prima, necesaria para la fabricación de productos terminados. Sin materia prima es imposible fabricar artículos de consumo, de modo que este es considerado muchas veces como una pieza clave para la producción de cualquier artículo, sin importar lo pequeño que este pueda ser. En la actualidad, dependiendo del valor de la materia prima, se puede determinar el valor de los bienes producidos por la empresa.

El factor dinero y el empresariado

El factor dinero es otra pieza clave para el desarrollo de una empresa. No se puede crear una empresa de la nada, se necesita capital financiero para llevar a cabo la construcción de instalaciones donde se puedan producir los bienes terminados.

Se necesita capital para las máquinas de la empresa, que ayudan a la producción de los bienes terminados, se necesita el capital para el pago de los salarios de los empleados, entre otras muchas cosas que son necesarias para el buen funcionamiento de la empresa. Esto hace que el dinero sea la clave para la creación de una empresa, ya que sin el mismo no es posible desarrollar ningún proyecto.

El factor empresarial es uno de los más discutidos por los especialistas en economía. Para algunos, el empresariado no es una parte clave en el desarrollo de un bien o servicio, ya que este solo da su dinero para la creación de la empresa, y luego recoge las ganancias generadas por esta, sin haber intervenido en la producción de la empresa.

Para los defensores del empresariado como un factor de producción, este es el que tiene la idea de crear el negocio y, por ende, este será el artífice de la creación del proyecto; el emprendimiento y la misión de hacer crecer la empresa al máximo, es lo que estimula la productividad de la empresa y lo que estimulará el desarrollo de la misma, por lo que el empresario es algo más que un beneficiario de la productividad del negocio.